Camboya: templos y playa

The kiss (1)

Siempre con la compañía de Julian y Heike pasamos la frontera de salida de Laos con los militares corruptos que quieren 2 dolares, negociable a 1, para hacernos el sello de salida en el pasaporte. La entrada en Camboya es similar, los oficiales piden 5 dolares extra que si regateas es 2’50 por el visado de entrada, 2 dolares para desinfectar las ruedas del vehículo y el CDP. Hecho extraño ya que este país no consta en el listado, aceptan incluso CDP caducados …

Todo esto nos deja un sabor amargo después de haber visitado un país fantástico hecho de gente encantadora.

Entramos en otro país y el cambio es bastante evidente, el bambú es reemplazado por el cemento y los carteles amarillos de “Beer Lao” que indican que hay un restaurante desaparecen.

Tras pocos km nos tenemos que embarcar, nosotros y las furgos para atravesar el Mekong, la barca parece pequeña para soportar el peso de las dos furgos, otros 5 o 6 coches y motos. Llegamos al otro lado y después de discutir por el precio del trayecto, encontramos un buen aparcamiento donde pasar la noche, el patio de un templo. Un grupo de gente nos invita a bailar, beber y comer ranas fritas para celebrar el fin de año budista, la “Black Panter” famosa cerveza local nos la sirven caliente y estamos obligado a beberla de un trago al estilo San Hilario directamente de la lata. Después de media hora estamos eufóricos, borrachos y exhaustos de tanto bailar (aquí podéis ver un pequeño vídeo).

Al día siguiente con un terrible dolor de cabeza, retomamos el camino dirección Siem Reap para recibir la visita de Marco y Cristiano y visitar los templos de Angkor Wat.

Dedicamos el primer día a explorar los mejores templos y sobre todo a un buen lugar dentro del recinto de los templos donde poder acampar. Después de haber conseguido entrar con Fred y Polenta en el jardín de Angkor Wat y hacer buenas fotos, encontramos el lugar perfecto para dormir. Todo como la seda, la noche pasa tranquila y silenciosa entre los templos, los pueblos y la piscina artificial que refleja el panorama.

El día siguiente estamos nerviosísimos para recibir a Cristiano y Marco en el aeropuerto, de repente una gran sonrisa y un abrazo enorme nos cargan las pilas. Les mostramos orgullosos nuestro descubrimiento de cómo entrar en el patio de atrás del templo principal con las furgos mientras Marco descubre lo que será su bebida preferida, el jugo de caña de azúcar, siendo capaz de beber y sudar en 3 minutos 5 vasos de medio litro.

Volvemos al lugar donde pasamos la noche donde un policía nos está esperando (está prohibido dormir dentro del recinto de los templos), nosotros nos negamos a movernos sino nos da una alternativa donde podemos ir a dormir. Tras 2h llega la patrulla de la policía turística, al tener alguna noción de inglés resuelve el problema en dos minutos, nos escortan hasta el patio de sus oficinas donde estaremos acampados por dos noches teniendo acceso a baño, ducha y electricidad. Nos sentimos como en casa, transformando el jardín en un campamento nómada con las dos furgos, una tienda de acampada, al día siguiente se suma el Toyota de Max y Alina con Yves el autoestopista y el otro Toyota de Emanuel y Colette.

Angkor Wat es único, aunque lleno de turistas y emocionante, vale la pena pasar 3 días recorriendo los templos que pasan de estar ultra ocupados por turistas los más grandes a completamente desolados los pequeños.

Terminada la visita nos ponemos camino hacia Phnom Penh, descubrimos que cuanto más nos acercamos a la capital la carretera desaparece más y más, viéndonos obligados a cerrar las ventanas y sudar como cerdos para no asfixiarnos con el polvo.

Sabemos del mejor lugar donde ir a dormir gracias a Jose y Núria dos overlanders con caravana de España afincados en Alemania. Acampados en el corazón de la ciudad, dentro de un templo al lado del Palacio Imperial, todos los monjes se mueren de curiosidad, nos dejan usar los baños y nos dan de comer, atraídos por el pelo corporal de Marco nos tratan como reyes regalándonos botellas de agua y ayudando a montar la tienda.

Escapamos del calor directos a Sihanoukville, exactamente a la playa Otres 2 donde aparcamos en primera fila, un lugar recomendada también por Jose.

Llegamos de noche y la temperatura no baja, tras un festin a base de sushi nos metemos directos al agua donde descubrimos que está llena de plancton que ilumina cada movimiento, una experiencia y una sorpresa única, parece que nadamos entre las estrellas.

Pasamos una semana acampados en la playa sin muchas energías por todo el bochorno que hay, Cristiano se transforma en pescador y tras quemarse espalda, pies y orejas conseguimos reunir un par de cangrejos para cocinar una pasta.

En los días siguientes nuestra rutina será comprar pan para hacer el desayuno, batido de coco y mirar internet en el bar, masaje con Aloe vera por Cristiano y cena, con la excepción del día en barca con Nigel con visita a la isleta de frente a la playa, la destilería de absenta, surrealista, un poco de pesca y a “casa”.

El calor nos mata por completo, Cristina y Marco nos dejan demasiado pronto sin haber tenido el tiempo para compartir todo lo que hubiéramos querido. Probamos suerte si en la montaña Bokor Hill encontramos aire fresco y así aprovechamos también a visitar las ruinas que se encuentran por allí, junto con Max y Alina, Yves, Julian y Heike visitamos una iglesia, un hotel, un casino y casas, todo abandonado y rodeado por niebla y lluvia, parecemos hiperactivos con este clima!

Los días siguientes pasan tranquilos en Kampot en la orilla del río donde alquilamos motos por un día y vamos a visitar los pueblos, salinas, cuevas. Por la noche descubrimos un restaurante chino-cine donde pedimos una sopa de fideos con empanadillas y disfrutamos de la peli “Gomorra” en versión original.

Aparte de la visita de nuestros amigos y Angkor Wat, Camboya ha sido un país normal, no muy especial también por el hecho de el tremendo calor.

Más fotos y vídeos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s